EL LUNES DE AGUAS Y EL HORNAZO SALMANTINO

Celebrando el Lunes de Aguas en las orillas del Tormes.

Hoy es el Lunes de Aguas, una fiesta que desde tiempo inmemorial se celebra en casi toda la provincia de Salamanca el segundo Lunes de Pascua.

No es un día festivo en el calendario, los niños acudirán al colegio y los adultos iremos al trabajo. Pero, como cada año, antes de ir a trabajar habremos dejado preparada la merienda para cuando den las tres salir “pitando”  y marcharnos al campo charro o las orillas del Tormes a merendar, cantar y bailar con familiares y amigos. Llevaremos las cestas repletas de manjares tradicionales de la gastronomía salmantina: embutidos, jamón ibérico de Guijuelo, la tortilla de patatas, las rosquillas bañadas en almíbar y el producto estrella del día, el hornazo. Todo ello regado con los buenos vinos de la tierra.

UN POCO DE HISTORIA

Dicen algunos que el origen de esta fiesta se remonta a finales del siglo XV, a los años en los que vino a estudiar a Salamanca el príncipe Juan, único hijo varón de los Reyes Católicos. Parece que con tantos estudiantes y tantas hermosas mujeres dispuestas a ofrecer sus encantos el personal andaba un poco alocado. Con objeto de sacar este oficio de las calles,  se creó la Casa de la Mancebía, situada allende el río, sujeta a unas normas de obligado cumplimiento.  Posteriormente Felipe II promulgó unas ordenanzas para el buen funcionamiento de estas casas. Se tenía que preservar el ayuno pero también la abstinencia carnal durante la Cuaresma y la Semana de Pasión.

Para evitar conductas que favoreciesen el pecado carnal, se obligó a que las prostitutas abandonasen la ciudad el Miércoles de Ceniza y a que se dirigiesen a la aldea de Tejares, donde permanecerían hasta el segundo lunes de Pascua. Ese día los estudiantes de la Universidad acudían a buscarlas a Tejares. ¡Imagínense el jolgorio! Estudiantes y mancebas montados en barcas en dirección a Salamanca. Dirigía tan peculiar comitiva el Padre de la Mancebía, conocido popularmente como el Padre Putas. Y al llegar al Puente Romano, a seguir con la fiesta y a merendar el hornazo. Y así dicen que nació la tradición del Lunes de Aguas.

ALGUNAS CURIOSIDADES

Es de sobra conocido que a estas mujeres se las obligó a llevar un atuendo que identificase su oficio. Llevaban sayas de colores muy vivos, mandil amarillo y mantón de picos de color pardo,  lo que con el tiempo dio lugar al popular dicho de ir de picos pardos.

Respecto al nombre de fecha tan señalada para los salmantinos, unos dicen que deriva del hecho de “pasar las aguas” con las mancebas en barcas, mientras que otros señalan que como esta fiesta suele caer en Abril y en abril ya se sabe aguas mil,  pues que de ahí vendría su denominación.

SOBRE EL HORNAZO

El hornazo es una especie de empanada realizada con masa de pan rellena de productos del cerdo: lomo, chorizo y jamón, a los que se añade huevo duro. Todo ello se cuece conjuntamente en el horno, de donde recibe su denominación de hornazo.

Es uno de los productos más representativos de la gastronomía salmantina. Su popularidad se vincula a la celebración del Lunes de Aguas, pero en la actualidad se consume todo el año. Si visitas Salamanca lo verás en los escaparates de todas las pastelerías y tiendas de embutidos de la ciudad. Además, es un manjar que nunca falta en los hogares salmantinos cuando merendamos con amigos y familiares.

Nosotros desde aquí les invitamos a venir a Salamanca y a disfrutar de esta fiesta declarada de Interés Turístico Regional de Castilla y León. Y si quieren saber más sobre éstas y otras muchas tradiciones y leyendas salmantinas podrán descubrirlas realizando alguna de las visitas que les ofrecemos en salamancavisitaguiada.com.

Puede que también te guste...